Pan, con harina, agua y fuego te levantas espeso y leve, recostado y redondo,

Ahora, intacto, eres acción de hombre, milagro repetido, voluntad de la vida. Oh pan de cada boca, no te imploraremos, los hombres no somos  mendigos.


Usted no se ha identificado. (Entrar)